jueves, 6 de agosto de 2009

¡Cuidado con limpiar las pletinas de cintas con alcohol de 96º!

Esta entrada no estaba prevista, pero la considero necesaria.

Vaya vaya de lo que me he enterado hoy.

Resulta que he visitado todas las tiendas de sonido que hay cerca de donde vivo para intentar encontrar un limpiador para pletinas de cintas de audio. Como ya imaginaba, no he tenido éxito.

Algunos os preguntaréis, ¿para qué quiere este tío eso?

El motivo es que pretendo digitalizar mi colección de cintas, que contienen sesiones que no se encuentran ni en el mismísimo Internet, así que necesito limpiar las pletinas.
Ya las había limpiado en alguna ocasión a mano, pero quería dejarlas impecables para el menester que quiero llevar a cabo, y nada mejor que una herramienta diseñada para ello.

Tal y como me enseñó mi querido abuelo cuando yo no había llegado ni a la pubertad (desde niño, siempre me ha interesado todo lo electrónico: música, aparatos, etc), un método bastante eficaz es empapar de alcohol un bastoncillo de limpiar los oídos, darle a reproducir (si la pletina es moderna, hay que engañarla presionando ligeramente con el mismo dedo índice en el lugar correspondiente para que crea que hay una cinta introducida), e ir limpiando el rodillo móvil y los otros distintos elementos estáticos que aparecen en ese mismo momento (conjunto que creo que tiene por nombre "cabezales").

La sorpresa ha venido cuando el dependiente me ha dicho, "con alcohol rebajado, para no quemarla". Yo siempre he utilizado alcohol de 96º (el que se utiliza para desinfectar las heridas superficiales), aunque es cierto que el líquido que solía venir con las cintas limpiadoras olía diferente, muy parecido al edor de los rotuladores permamentes.

Osea, que eso negro que salía de las pletinas cuando las limpiaba podría no ser suciedad, sino probablemente parte de ellas.
A partir de ahora mezclaré alcohol y agua a partes iguales antes de empapar los bastoncillos, no sea que un día el reproductor de cintas de la cadena Hi-Fi deje de funcionar adecuadamente.

Nunca te acostarás sin saber una cosa más.

4 comentarios:

  1. Buena lección, claro que sí. Yo conservo aún las cintas limpiadoras, y seguramente por algún rincón tenga también el líquido, que estará añejo ya. Yo siempre limpiaba los cabezales con alcohol de 96º, y no sabía que había que rebajarlo. Así que salía tanta porquería, jejeje. Como observación te diré que lo de desinfectar y limpiar las heridas con alcohol es algo muy antiguo y ya no se hace, es más un recuerdo, porque hay sustancias mucho menos dolorosas y agresivas. No obstante sí es cierto que todos tenemos en nuestras casas.

    Ha acabado el verano, ¿cómo va el asunto del nuevo MAC?

    Ahh! cuando digitalices tu colección de cassettes tendrás que pasarla, o hacerla pública de alguna manera. Yo no me pierdo esa música, sonidos excepcionales.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Hola.

    El Mac (MAC es otra cosa) lo encargué el día 1, pero aún no ha llegado (esto me pasa por haberlo cogido en tienda física, pero lo prefiero). En teoría debería tenerlo hoy entre mis manos, pero aún no he recibido respuesta por parte del vendedor.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Y si tienes la posibilidad de conseguir alcohol isopropilico, mucho mejor, pues el alcohol normal tiene residuos.
    Por último mucho cuidado de limpiar los rodillos de goma del arrastre de la cinta con alcohol, porque te deteriorará el caucho, para el caucho agua y jabón.

    ResponderEliminar
  4. Hola.

    Se agradece tu aportación, jvare.

    Un saludo.

    ResponderEliminar

Tu comentario será publicado tan pronto como sea supervisado y aprobado.
No están permitidas las faltas de respeto ni la información sensible (como direcciones de correo o números de teléfono). Estos comentarios serán eliminados.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...